El Vitral de La Ciencia

BUENAS NOTICIAS: LA VACUNA CHINA ES EFICIENTE CONTRA LA VARIANTE BRASILERA P.1.

La vacuna china COVID-19 mantiene la protección en Brasil plagado de variantes

 

Una mujer en São Paulo mira la jeringa a punto de ser utilizada para inyectarle la vacuna COVID-19 de Sinovac. (AP Photo/Andre Penner)

Acaba de ser publicado en Science (Moutinho, S. Science. doi: 10.1126 / science.abi9414) un estudio realizado en Brasil, específicamente en la ciudad de Manaos, epicentro de la pandemia de coronavirus en Brasil y de la variante P.1., para determinar si la vacuna china CoronoVac protege de la infección por parte de esta peligrosa variante. Los resultados preliminares de este gran estudio de trabajadores de la salud sugieren ahora que una dosis de CoronaVac, presenta una efectividad del 50% contra el COVID-19 sintomático en esta ciudad brasileña donde más de las tres cuartas partes de los casos nuevos son causada por la variante altamente transmisible conocida como P.1.

A pesar que pueda percibirse que tal porcentaje de efectividad sea pequeño, es importante señalar que esa protección en el mundo real es aproximadamente el mismo nivel que se observó en los ensayos clínicos con dos dosis de CoronaVac contra el coronavirus pandémico estándar o «de tipo salvaje» en ese país, lo que sugiere que las mutaciones de la variante no han aumentado la capacidad del SARS-CoV-2 para evadir las respuestas inmunes provocadas por la vacuna.

 

Julio Croda, médico e investigador de la Fundación Oswaldo Cruz, fue quien dirigió el estudio. El investigador expresó “Esta es una muy buena noticia y respalda el uso continuo de esta vacuna en Brasil y otros países con la circulación de la misma variante”. La protección de la vacuna puede ser incluso mejor después de la segunda dosis, agrega, señalando que el estudio está en curso.

Aunque el 50% de efectividad está muy por debajo de la protección en el mundo real superior al 90% de las vacunas COVID-19 elaboradas con ARN mensajero (ARNm), aún puede ser lo suficientemente bueno para frenar la propagación de la enfermedad dentro de Brasil; las vacunas con ese nivel de eficacia en un ensayo clínico califican para uso de emergencia en muchos lugares y también cumplen con el umbral de la Organización Mundial de la Salud.

Tampoco está claro qué tan bien protegen las vacunas de ARNm contra la variante P.1; sus pruebas clínicas ocurrieron antes de que circulara o en lugares con poca variante. Además, es probable que CoronaVac ofrezca una protección mucho mayor contra enfermedades graves, hospitalización y muerte que contra casos más leves de COVID-19. Eso se observó en dos ensayos de eficacia de dosis realizados en Brasil y otros países y es típico de las vacunas COVID-19. Pero el nuevo estudio aún no ha recopilado suficientes casos graves para calcular la efectividad, dice Croda.

El origen de la variante P.1 se remonta a Brasil en enero, y la cepa se ha extendido rápidamente al resto del mundo. Los estudios de laboratorio que evalúan si los anticuerpos inducidos por la vacuna pueden neutralizar la infectividad del SARS-CoV-2 han generado preocupaciones de que la variante pueda escapar a la protección inmunitaria conferida por las vacunas. Es probable que el virus mutado esté impulsando un reciente resurgimiento de COVID-19 en Brasil; el país tiene actualmente hasta 60,00 nuevos casos por día. COVID-19 ha matado a más de 340.000 brasileños.

El estudio CoronaVac involucró datos médicos de 67,718 trabajadores de la salud de Manaos, una ciudad en la región amazónica que es el epicentro de la variante P.1. El virus mutante ahora representa el 75% de todos los resultados positivos de las pruebas en la ciudad, donde el sistema de salud está colapsando debido al COVID-19.

Para estimar la efectividad de CoronaVac, los investigadores se enfocaron en 2656 trabajadores de la salud que se habían sometido a pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) para las infecciones del SARS-CoV-2 a partir de enero, con el lanzamiento inicial de la vacuna, hasta la semana pasada. Los científicos identificaron a 786 personas con síntomas aparentes de COVID-19, a quienes dividieron en dos grupos de 393 cada uno: los que dieron positivo y negativo para el virus. Luego, los investigadores verificaron la proporción de personas vacunadas y no vacunadas en ambos grupos. En el grupo positivo, el 18,6% fueron vacunados; en el grupo negativo, la proporción fue del 24,4%. Utilizando a las personas no vacunadas como referencia, los investigadores calcularon el riesgo de infección por SARS-CoV-2 14 días después de la primera dosis.

La eficacia del 49,6% en el mundo real es similar a la eficacia de la vacuna del 50,34% contra el COVID-19 sintomático después de ambas dosis , encontrada en un ensayo clínico de fase 3 realizado en Brasil por el Instituto Butantan, un instituto de investigación y fabricante de vacunas de propiedad estatal. “Esto no es una coincidencia”, dice el epidemiólogo Ricardo Palácios, quien realizó las pruebas de la vacuna en la institución, que ahora produce CoronaVac en virtud de un acuerdo con Sinovac. «Esta es una confirmación independiente de que la vacuna es eficiente en un escenario de una nueva variante».

Por otro lado, dice Feigl-Ding, medir la efectividad de la vacuna en Brasil puede producir resultados artificialmente bajos porque existe un alto riesgo de que las personas tengan algo de inmunidad debido al contacto previo con el virus. “Esta es una propiedad natural de realizar un ensayo en una población muy previamente infectada”, dice. Esto también podría explicar por qué el ensayo clínico CoronaVac en Brasil mostró cifras de eficacia más bajas (50%) que en otros países como Turquía (83,5%) e Indonesia (65%).

CoronaVac puede resultar mejor en una población general, ya que los datos del nuevo ensayo provienen de trabajadores de la salud que están altamente expuestos al virus, señala el inmunopatólogo Bruno Filardi del Instituto del Cáncer de Brasil. “Probablemente la efectividad será mayor de lo que muestra el estudio preliminar”, dice. Además de Brasil, CoronaVac ha sido autorizado y utilizado en China, Chile, Bolivia, México, Turquía e Indonesia.

Croda y sus colegas continuarán analizando la efectividad de varias vacunas COVID-19 contra P.1 y otras variantes con grupos más grandes de personas. En las próximas 2 semanas, planean ver datos de Sao Paulo, donde más de 7 millones de personas han sido vacunadas con CoronaVac o la vacuna AstraZeneca. Ese trabajo es de máxima prioridad, según el experto en enfermedades infecciosas Jason Andrews de la Universidad de Stanford, que trabaja con el equipo de investigación brasileño y es coautor de la preimpresión. “Será fundamental detectar cuándo las vacunas ya no son eficaces contra las variantes emergentes”, dice. «Lo cual es una cuestión de cuándo en lugar de si «.

Contact Us