El Vitral de La Ciencia

El Mundo no pudo Controlar la Expansión del Coronavirus, pero la culpable es la OMS…

Es un hecho que el mundo no pudo evitar la expansión del SARS-CoV-2 por lo que estamos pagando terribles consecuencias, y no hemos  superado la situación. Es muy importante evaluar cuáles fueron la causas de nuestra situación, es por ello que el año pasado, durante la Asamblea Mundial de la Salud anual, los países exigieron que la OMS iniciara una revisión independiente de cómo se desarrolló la crisis del COVID-19, con el fin de extraer lecciones para el futuro. El informe resultante, publicado el 12 de mayo, fue elaborado por un panel de 13 expertos en salud mundial designados en parte por la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero independientes de ella.

Una de sus primeras conclusiones de este tan esperado informe plantea que la OMS fue demasiado cautelosa al comunicar los riesgos de COVID-19 a principios del año pasado.  Si hubiera sido más audaz y si las naciones hubieran prestado atención a su guía, la pandemia podría haberse reducido, dicen los autores del informe.

A leer estas primeras conclusiones, no concuerdan mucho con la realidad que hemos vividos durante toda la pandemia. Existen otros factores que han sido mucho más detonantes de la expansión viral. Es por ello que  a lo largo del informe aparecen esas aristas que dan otro cariz al documento. Efectivamente, en su resumen final de la investigación, el panel pone más énfasis en lo que sucedió entre esa alarma y cuando la OMS calificó la crisis como una pandemia el 11 de marzo. A diferencia de diciembre de 2019 y enero de 2020, en febrero, el peligro de que el coronavirus SARS-CoV-2 se propague a nivel mundial era bien conocido y su costo podría haberse evitado mediante estrategias nacionales de contención. «Es muy obvio que febrero de 2020 fue un mes perdido», dice el informe.

Un puñado de países asiáticos tomaron medidas rápidas en febrero del año pasado para frenar el COVID-19, incluida la institución de pruebas integrales para el SARS-CoV-2 y el seguimiento de las personas que dieron positivo. «Pero el resto del mundo se quedó en sus manos«, dice Liu. Ella y sus colegas evaluaron cómo la OMS comunicó el riesgo durante febrero de 2020 y decidieron que el sopesamiento cauteloso de la evidencia incompleta por parte de la agencia puede ayudar a explicar por qué muchos países no tomaron medidas.

“Cuando se hizo obvio que los países que usaban máscaras iban mejor que los que no lo estaban”, dice, “la OMS podría haber dicho que aunque no tenemos todos los datos, deberíamos aplicar la principio de precaución ”y recomendar máscaras. De manera similar, el informe indica que los gobiernos podrían haber tomado el peligro del SARS-CoV-2 más en serio si la OMS hubiera descrito la epidemia como una ‘pandemia’ antes, aunque el término no está definido en los protocolos de la agencia para manejar emergencias de salud. Sin embargo, es importante saber que en los diferentes países estaba ocurriendo en el sector científico unas prácticas que tampoco ayudaban. Por ejemplo: A medida que aumentaron los casos de COVID-19 en febrero, los médicos estaban abandonando repentinamente la evidencia y buscando medicamentos solo porque sonaban biológicamente plausibles. Se publicaban estudios que a menudo carecían de grupos de control o reclutaban a muy pocas personas para sacar conclusiones firmes.

Con la pandemia ahora en su segundo año, está claro que la crisis ha expuesto importantes debilidades en la producción y el uso de evidencia basada en la investigación, fallas que inevitablemente han costado vidas. Los investigadores han registrado más de 2900 ensayos clínicos relacionados con COVID-19, pero la mayoría son demasiado pequeños o están mal diseñados para ser de mucha utilidad. Las organizaciones de todo el mundo se han apresurado a sintetizar la evidencia disponible sobre medicamentos, máscaras y otros temas clave, pero no pueden mantenerse al día con el flujo de nuevas investigaciones y, a menudo, repiten el trabajo de otros. Ha habido un “desperdicio de investigación a una escala sin precedentes”, dice Huseyin Naci, quien estudia políticas de salud en la London School of Economics.

Volviendo al informe inicial, Justo después de su publicación, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, anunció que revisaría las críticas y propuestas de la investigación, junto con otros dos informes esperados en las próximas semanas, y discutirá las reformas con todos los países que integran la OMS. No obstante, los expertos en salud mundial llevan mucho tiempo preocupados de que la OMS se enfrente a graves limitaciones para desencadenar acciones. Carece de poder legal para hacer cumplir las recomendaciones y exigir información. Y se esfuerza por criticar las acciones de un gobierno porque crónicamente carece de fondos suficientes y depende de las donaciones de sus países y territorios miembros. Por lo tanto, el panel recomienda un presupuesto más alto para la agencia, y dice que cada país con una epidemia debe permitir que los funcionarios de la OMS accedan a las ubicaciones de los brotes con poca antelación, un golpe a las semanas de negociación necesarias para la primera visita de la OMS a Wuhan, China, en Febrero.

¿PREVENCIÓN O PRESIÓN?

Entre las recomendaciones más sólidas del informe se encuentra la formación de una organización fuera de la OMS, un Consejo Mundial de Amenazas para la Salud, para responsabilizar a los países de frenar las pandemias. El consejo incluiría a los presidentes y primeros ministros de varios países de ingresos altos, medianos y bajos, y su función sería la de amonestar a los gobiernos si no se preparan o responden a emergencias de salud, basándose en el asesoramiento de agencias científicas. . Podría ser especialmente poderoso si se promulga junto con un tratado pandémico que actualmente están impulsando los países europeos, en el que los gobiernos se han comprometido a fortalecer sus respuestas. «No es una mala idea», dice Morrison, «pero no sé si algo de esto es factible en nuestro mundo nacionalista profundamente dividido».

Esto se lee bien, pero cómo evitar que estos espacios de decisión sean usados para fines políticos y presionar gobiernos que estén en contra de la hegemonía mundial, tal como lo estamos viendo hoy en las diferentes latitudes del planeta. Además, para que exista tal consejo, un número diverso y grande de gobiernos necesitaría presionar a las Naciones Unidas para que lo adopte. Pero Morrison dice que es poco probable que las naciones que tienden a ser cautelosas con la información respalden a un grupo diseñado para presionarlos hacia la transparencia.

 

 

Contact Us