El Vitral de La Ciencia

Profesor ¿Quiere que sus estudiantes aprendan? Conozca el Aprendizaje Activo

En la revista Nature acaba de publicar un reportaje cuyo contenido se refiere a la discusión sobre el aprendizaje activo con el premio Nobel Carl Wieman (https://www.nature.com/articles/d42473-019-00339-6). La discusión se origina debido a que cada año se realizan reuniones de los Premios Nobel de Lindau en presencia de unos 600 excelentes científicos jóvenes y entre 30 y 40 premios Nobel cada año. Tradicionalmente, cada premio Nobel puede dar una conferencia sobre un tema de su elección. Sin embargo, también hay muchas ocasiones para discusiones en grupos pequeños e interacción social. En ese año se les pidió a todos los premios Nobel ideas sobre cómo mejorar el programa, y ​​Carl E. Wieman hizo la sugerencia más radical: deshacerse de todas las conferencias. El año que viene, más de 60 premios Nobel vendrán a Lindau, ¿y ninguno de ellos debería poder dar una conferencia?

El académico expresa esa idea basándose en el contexto de las décadas de investigación que ha realizado sobre cómo enseñar (física) de manera más eficaz. Algunos de los resultados más llamativos se publicaron en el artículo seminal de la revista Science ‘Aprendizaje mejorado en una clase de física de gran matriculación’ (Deslauriers, L., Schelew, E. & Wieman, C. Science 332, 862-864 (2011).

Entonces, ¿Cómo funciona el aprendizaje activo? ¿Es realmente mejor que los métodos utilizados actualmente? ¿Cuáles son sus fortalezas, cuáles son sus debilidades? Para discutir estas preguntas, Carl E. Wieman y varios profesionales y expertos en educación se reunieron en Lindau durante la 69ª Reunión de Premios Nobel de Lindau. Los resultados están disponibles en video; consulte el enlace al final de este artículo.

El enfoque de aprendizaje activo

Es importante señalar que el profesor Wieman no inventó el aprendizaje activo ni desarrolló un «método Wieman» especial. Más bien, la técnica es utilizada por varios cientos de personas en todo el mundo y se ha descrito en un gran número de estudios y publicaciones. Los principales pasos y componentes del aprendizaje activo se muestran en el cuadro al final de este artículo.

En pocas palabras, la idea detrás del aprendizaje activo es que el cerebro necesita ejercitarse continuamente para formar nuevas conexiones neuronales, que fortalecen la toma de decisiones y, al hacerlo, reconectan el cerebro. Escuchar pasivamente las conferencias (tal vez incluso mientras se distrae con su teléfono inteligente, charlando con colegas o las anécdotas del conferenciante) no ayuda al cerebro a ejercitarse. Pensar activamente en explicaciones correctas o incorrectas y caminos a seguir ejercita el cerebro.

En los campos de la ciencia y la ingeniería, las decisiones que se deben ejercer y tomar suelen ser: ¿Qué conceptos y modelos son relevantes? ¿Qué información es relevante, irrelevante o necesaria? ¿Qué aproximaciones son apropiadas? ¿Qué método (s) se pueden utilizar para buscar posibles soluciones? ¿Qué criterios se pueden utilizar para probar los resultados?

Pero Wieman también afirma que el aprendizaje activo funciona igualmente bien en disciplinas que no son STEM, donde las preguntas comunes incluyen las siguientes: ¿Qué es un trabajo académico valioso? ¿Qué es información válida? ¿Cuáles son los argumentos adecuados para llegar a conclusiones a partir de hechos básicos? ¿Cuáles son las formas adecuadas de presentación del trabajo?

Aprendizaje activo en el mundo real

Se han implementado métodos de aprendizaje activo en varios departamentos y cursos, por ejemplo, en la Iniciativa de Educación Científica dirigida por Wieman en la Universidad de Columbia Británica, Canadá. La gran mayoría de los casos de aprendizaje activo han involucrado la implementación a nivel universitario (de pregrado) en los Estados Unidos, por lo que las preguntas obvias son a) ¿Es el enfoque aplicable a otros niveles, yb) ¿Es transferible a otros países y culturas?

Wieman cuenta la anécdota de cómo una vez explicó su método en la Universidad de Tokio, y todos los miembros de la facultad le dijeron que esto nunca funcionaría en Japón debido a diferencias culturales. Sin embargo, cuando estaba hablando directamente con los estudiantes y con ellos, ellos participaron muy activamente en la discusión y no dudaron en absoluto en participar en un aprendizaje activo. Parece que, aunque las prácticas de enseñanza pueden variar ampliamente en todo el mundo, el aprendizaje puede ser más universal, aunque este tema aún no se ha estudiado de forma intensiva. “Se trata de cambiar las normas del aula”, concluye Wieman.

En cuanto a las etapas iniciales de la educación, como el jardín de infantes o la escuela primaria, admite que nuevamente no hay muchos datos de investigación disponibles y que el aprendizaje activo definitivamente se vuelve más difícil de medir porque hay muchos más factores en el juego y los entornos no son tan controlables. como los de un entorno universitario. Sin embargo, los mecanismos cognitivos y neuronales del aprendizaje activo deberían aplicarse por igual a todas las edades en principio.

John Rogers, decano de estudios de Phillips Academy Andover, EE. UU., Señala que alguna versión del aprendizaje activo es absolutamente la norma en instituciones como en la que enseña, y los maestros ya no practican simplemente la instrucción estilo conferencia y las pruebas establecidas. Pero, ¿es esa también la norma en las escuelas públicas y universidades regulares? En cualquier caso, Carl Wieman afirma que no se trata de dinero. El aprendizaje activo requiere una formación adicional para los profesores, pero no cuesta más dinero ni requiere más tiempo que la enseñanza tradicional. También funciona con clases grandes de hasta varios cientos de estudiantes. Además, todos los educadores que han sido capacitados en aprendizaje activo prefieren el método a su enfoque anterior.

Leslie Medema, directora de Green School en Bali, también tiene mucha experiencia práctica con el aprendizaje activo. En su institución, profesores y alumnos deciden conjuntamente qué y cómo están aprendiendo. Pero nos recuerda que no todos los estudiantes son iguales y que algunos son más introvertidos que otros y necesitan otras formas de enseñanza. “Para la mayoría de los estudiantes, el aprendizaje activo es probablemente más poderoso, pero no podemos olvidarnos de aquellos de nosotros que nos sentamos en la última fila”, dice Medema.

Evaluación de la docencia

“La calidad de la enseñanza no es algo por lo que los administradores universitarios sean recompensados ​​y, en consecuencia, sepan o se preocupen. Si mejoraran la calidad de la enseñanza en un 100% y en el proceso redujeran la cantidad de fondos de investigación y publicaciones en un 1%, serían penalizados, ya que lo último se mide y compara cuidadosamente entre instituciones, mientras que lo primero nunca se mide ”, dice Carl Wieman (Westervelt, E. “El argumento educativo de un premio Nobel: revolucionar la enseñanza” www.npr.org (2016).

“Sin una buena evaluación, no podemos medir realmente si estamos haciendo lo que estamos tratando de hacer”, agrega John Rogers.

Pero Michael Schratz, profesor de educación en la Universidad de Innsbruck, Austria, enfatiza otro punto: “Si solo usa hojas de evaluación, qué evidencia es esa? Es una impresión inmediata, pero no se trata de la sostenibilidad del conocimiento, y eso es lo que importa ”.

Carl Wieman está de acuerdo porque ha realizado algunas investigaciones que abarcan un período de dos años (donde los estudiantes enseñados con métodos de aprendizaje activo aún se desempeñan mejor). Sin embargo, estudiar los efectos a largo plazo de los métodos de enseñanza es muy complicado, por lo que aún no se ha llevado a cabo de forma sistemática en lo que respecta al aprendizaje activo.

Lo que necesitamos aprender ha cambiado drásticamente en los últimos doscientos años, desde el álgebra y la escritura hasta temas muy complejos y extensos que actualmente se enseñan en las universidades. La pregunta sigue siendo: ¿Por qué los métodos de enseñanza no han cambiado en consecuencia para adaptarse a esta nueva complejidad?

APRENDIZAJE ACTIVO 

1

Lectura avanzada

Los estudiantes reciben algunas asignaciones de lectura con anticipación para asegurar una comprensión básica del tema y la terminología. Alternativamente, una clase puede comenzar con una breve introducción.

2

Pregunta inicial o desafío

A continuación, los estudiantes reciben una pregunta o un desafío (que se puede resolver) que deben pensar o resolver ellos mismos, activando y entrenando así sus “músculos cerebrales”.

3

Votar

Luego se les pide a los estudiantes que voten sobre la respuesta correcta, usando dispositivos de clic o teléfonos inteligentes. El instructor puede ver los resultados.

4

Discusión entre pares

Las respuestas dadas se discuten luego durante varios minutos en grupos pequeños. Los estudiantes deben explicar cómo votaron y justificar sus respuestas. Sus compañeros brindan retroalimentación. El instructor caminaría, escucharía algunas de las discusiones para tener una idea de cómo va la discusión y también proporcionaría comentarios.

5 y 6

Revisar y mostrar resultados

Luego, los estudiantes votan nuevamente y se muestran los resultados.

7

Discusión

En la siguiente discusión, el instructor responde preguntas y explica los enfoques correctos e incorrectos (incluido por qué son correctos o incorrectos).

Hay tres videos disponibles sobre el aprendizaje activo en la Mediateca de Lindau o en www.lindau-nobel.org/al/

Contact Us