El Vitral de La Ciencia

¿QUÉ ES EL HONGO NEGRO Y POR QUÉ ESTÁ CAUSANDO ESTRAGOS EN PACIENTES CON COVID-19 EN LA INDIA?

India ha visto miles de casos de «hongo negro» que afectan a pacientes recuperados y en recuperación de Covid-19. Foto: AFP

«Éramos doce y la abuela pario», dicho venezolano que refleja cuando una situación esta crítica y se convierte a peor. La India, con la dramática ola del coronavirus que se ha descontrolado, la escasez de vacunas y el sistema de salud colapsado, ahora aparece una extraña micosis, denominada «hongo negro», mortal si no se trata.

El hospital del Instituto de Ciencias Médicas Mahatma Gandhi, una escuela de medicina en la ciudad de Sevagram en el estado indio de Maharashtra, ha estado recibiendo pacientes afectados por COVID desde mayo de 2020. Pero a mediados del mes pasado, algo cambió. Los pacientes llegaron con problemas que los médicos aún no habían visto en la pandemia: las personas no solo estaban sin aliento y febriles, sino que también tenían dolor y presión detrás de los pómulos y alrededor de los ojos.

Sus casos fueron algunos de los primeros indicios de una ola de enfermedad que ahora está inundando la India, una epidemia dentro de la pandemia: infecciones con un grupo raro de hongos llamados mucormicetos. La infección que causan, la mucormicosis (“hongo negro”, coloquialmente) puede infestar los senos nasales y los huesos de la cara e invadir el cerebro o hacer que los pacientes pierdan un ojo. Cuando no se trata, y el tratamiento es prolongado y difícil, la mucormicosis puede matar hasta la mitad de quienes la contraen .

Ha habido casi 12.000 casos de la infección en la India en los últimos meses, y la mayoría de ellos se han producido en los estados occidentales de Maharashtra y Gujarat . “No hubo hongos en la primera ola” de COVID, dice SP Kalantri , profesor de medicina en el Instituto de Ciencias Médicas Mahatma Gandhi y superintendente médico de su hospital. «El hongo negro ha pintado el país de rojo en la segunda ola».

La epidemia de mucormicosis es otra de las sorpresas desagradables producidas por la pandemia de COVID, después de MIS-C , un síndrome inflamatorio severo que parece afectar principalmente a los niños, y el » COVID prolongado «, un complejo de síntomas que continúa afligiendo a los pacientes meses después. Infección inicial. La mucormicosis es una de una serie de enfermedades fúngicas feroces que han atacado a pacientes con COVID, incluida una levadura letal llamada Candida auris y una serie de infecciones por hongos Aspergillus que se han ganado el acrónimo CAPA (por aspergilosis pulmonar asociada a COVID).

Estas infecciones por hongos surgen después de un diagnóstico de COVID, que parece ser una pista. Un componente estándar del tratamiento para los casos graves de COVID son las dosis altas de corticosteroides, medicamentos antiinflamatorios que reducen la reacción exagerada del sistema inmunológico a la infección. Los esteroides salvan vidas, pero al mismo tiempo hacen que el paciente sea más vulnerable al ataque de cualquier bacteria u hongo que ya esté en su cuerpo o en su entorno.

“Las esporas de hongos están en todas partes, pero somos bastante eficientes para eliminarlas de nuestros pulmones”, dice Arturo Casadevall , médico y microbiólogo molecular de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg. “Pero COVID daña el pulmón. Entonces, tiene un doble golpe: capacidad reducida para eliminar las esporas de forma natural y respuesta inmunitaria reducida como resultado de los esteroides «.

El moho mucor se encuentra comúnmente en el suelo, las plantas, el estiércol y las frutas y verduras en descomposición.

Esa colisión de factores se complica por otra cosa. Años antes de la aparición de COVID, investigadores de Australia y Europa , así como de la India, informaron que la mucormicosis parecía particularmente feroz en pacientes con diabetes no controlada. Eso está preparando a los pacientes indios de COVID para el desastre. “Incluso en las zonas rurales, uno de cada ocho adultos mayores de 30 años es diabético”, dice Kalantri. “La mayoría tiene un control subóptimo del azúcar. Cuando estos pacientes dan positivo en la prueba de COVID, a menudo se les prescriben dosis altas de esteroides, a menudo durante la primera semana. El tratamiento irracional y no científico de COVID es extremadamente común «.

Las infecciones por hongos después de COVID se han informado tan ampliamente en varios países que los médicos están comenzando a desarrollar algoritmos de tratamiento para mitigar su ataque. «Las personas que presentan COVID y un nuevo diagnóstico de diabetes o diabetes grave, eso es un riesgo extremo», dice Kieren Marr, médico de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins y director médico de su programa de trasplantes y enfermedades infecciosas oncológicas, quien recientemente publicó una investigación sobre las infecciones por hongos Aspergillus en pacientes con COVID. «En nuestro centro, diríamos que todos los factores de riesgo justificarían potencialmente la administración preventiva de un fármaco antimicótico».

La identificación temprana de un caso de mucormicosis puede ser un desafío. A diferencia de otras infecciones por hongos, no existen pruebas de sangre que puedan detectarlo. El diagnóstico requiere hacer una biopsia, examinar la muestra y, a veces, hacer un seguimiento con una tomografía computarizada, todo lo cual implica la disponibilidad de personal especializado para realizar esas tareas y equipo avanzado para apoyarlas. En las partes del vasto sistema de atención médica de la India que carecen de recursos, esto no puede garantizarse.

Incluso los medicamentos antimicóticos escasean en la India, según informes de noticias , y pueden ser inasequibles para la mayoría. Hay relativamente pocas categorías de antifúngicos y, aunque algunos de ellos han estado disponibles durante décadas, las versiones más nuevas que son menos tóxicas para los pacientes son caras y escasas. Para el fármaco preferido, «la terapia de un día cuesta 30.000 rupias (unos 410 dólares), un gasto sanitario catastrófico para el 99 por ciento de los indios», dice Kalantri. «La terapia suele durar semanas y requiere una infusión intravenosa, ingreso en el hospital y una estrecha monitorización de la función renal».

No es posible, en este momento, predecir el fin de la epidemia en la sombra del hongo negro, aunque una mayor conciencia de la vulnerabilidad de los pacientes puede permitir a los médicos en la India reconocer los casos antes. Por ahora, sigue siendo una forma más en la que la pandemia tomó al mundo por sorpresa y una ilustración más de cómo sus peores efectos han recaído con más fuerza en los países que menos pueden permitírselo.

Contact Us