El Vitral de La Ciencia

SI UN SOLO PAÍS NO SE INMUNIZA, LA PANDEMIA SEGUIRÁ: ÁFRICA SOLA

El brote mundial de COVID-19 en curso ha revelado cuán sorprendentemente mal preparado está el mundo para una pandemia. Una crisis de gobernanza se está desarrollando junto con la pandemia mientras los funcionarios de salud de todo el mundo compiten por el acceso a suministros médicos escasos y a las vacunas. Mientras los gobiernos de los países africanos buscan evitar resultados catastróficos, el resto de los países, principalmente, los más ricos, están haciendo la vista gorda, acaparando la mayoría de las dosis de las vacunas, con una conducta egoísta, pero a la vez, absurda. Si un solo país no se salva de la pandemia por la ausencia de inmunización de su población, la pandemia seguirá debido a la alta probabilidad de surgir nuevas variantes virales que desafiaran a las vacunas existentes. El virus está dando nuevamente una lección de vida a la humanidad. La realidad es que no solo país, sino un continente entero está ocurriendo en estos momentos este triste escenario… África.

A principios de mayo pasado, África había registrado más de 52.000 casos de COVID-19 con más de 2.000 muertes. Aunque esto parece ser pequeño en relación con la carga global, la triste verdad es que es la punta del iceberg. Esto se debe a la baja capacidad de prueba de la mayoría de los países africanos. Según el Centro de África para el Control de Enfermedades, la capacidad de prueba varía entre 10 pruebas por cada 100.000 personas en Etiopía y 280 por cada 100.000 en Sudáfrica. Estos palidecen en comparación con la tasa de pruebas en países occidentales como Estados Unidos, Nueva Zelanda e incluso Lituania.

Con el aumento del nacionalismo frente al COVID-19, África está siendo relegada a un segundo plano en la adquisición de diagnósticos muy necesarios, ya que los países con la tecnología han restringido las exportaciones y venden preferencialmente a compradores más ricos. Esta es una enfermedad recurrente. Durante la pandemia del SIDA, los medicamentos y diagnósticos que salvan vidas llegaron a muchos países africanos solo mucho después de que estuvieran disponibles en Europa y América del Norte.

Actualmente, África ha sufrido alrededor de tres millones de casos de COVID-19 desde el inicio de la pandemia, al menos oficialmente. El número comparativamente bajo de casos reportados en el continente ha desconcertado a los científicos y ha dado lugar a muchas teorías sobre su excepcionalidad, desde su población joven hasta los bloqueos rápidos y agresivos de sus países.

Pero numerosas encuestas de seroprevalencia, que utilizan análisis de sangre para identificar si las personas tienen anticuerpos de una infección previa con el nuevo coronavirus (SARS-CoV-2), apuntan a una subestimación significativa de la carga de COVID de los países africanos. El conteo insuficiente podría aumentar el riesgo de que la enfermedad se propague ampliamente, obstaculizar el lanzamiento y la aceptación de la vacuna y, en última instancia, amenazar los esfuerzos mundiales para controlar la pandemia, advierten los expertos. Dondequiera que esté circulando el virus, especialmente en las regiones con poco acceso a las vacunas, es probable que surjan nuevas mutaciones y es fundamental identificarlas rápidamente.

Las variantes virales ya están complicando las campañas de vacunación en todo el mundo. Las nuevas variantes del SARS-CoV-2 detectadas por primera vez en Sudáfrica, Brasil y el Reino Unido han planteado preocupaciones de que podrían ser más transmisibles o hacer que las vacunas disponibles sean menos efectivas. Y los fabricantes de medicamentos están luchando para desarrollar potenciadores de vacunas para protegerse contra ellos (Las vacunas actualmente autorizadas aún brindan una fuerte protección contra enfermedades graves y la muerte).

La transmisión no diagnosticada de COVID en los países africanos aumenta el riesgo de que se produzcan nuevas variantes en la población antes de que las autoridades tengan la oportunidad de detectarlas y prevenir su propagación, dice Richard Lessells, epidemiólogo de enfermedades infecciosas de la Plataforma de Secuenciación de Investigación e Innovación de KwaZulu-Natal en Sudáfrica. Esa nación tiene el mayor número de casos registrados en el continente (muchos de ellos causados ​​por una nueva variante). Y los funcionarios sospechan que su red de vigilancia solo detecta una de cada 10 infecciones.

Las mutaciones se desarrollan espontáneamente a medida que un virus se replica y se propaga. Si bien muchos de ellos son inocuos, a veces pueden hacer que el patógeno sea más transmisible o mortal, como se ve en la variante SARS-CoV-2 detectada por primera vez en el Reino Unido y en Brasil.

“Si permite que continúe propagándose, seguirá evolucionando”, advierte Lessells, quien formó parte del equipo que identificó por primera vez la nueva variante en Sudáfrica. La amenaza de mutación es mayor si el virus se mueve sin obstáculos a través de grandes franjas de la población de un país o región. Lessells enfatiza que África no es el «problema» y que nuevas variantes podrían surgir fácilmente en otros lugares. Más bien, el problema es la equidad de las vacunas. “Está claro que, si dejamos África atrás en el frente de las vacunas, entonces existe un riesgo evidente de que se vuelva más difícil controlar la transmisión”, dice.

Muchos países africanos han iniciado programas de vacunación limitados, principalmente adquiridos a través del Centro de Acceso Global a la Vacuna COVID-19 (COVAX). Las vacunas están destinadas a los trabajadores de la salud y a los grupos extremadamente vulnerables. Simplemente no están disponibles para inocular naciones africanas enteras en el corto o mediano plazo, tanto como resultado de la demanda global como porque los países ricos acaparan dosis.

Actualmente, las naciones ricas que representan el 16 por ciento de la población mundial han comprado el 60 por ciento del suministro mundial de vacunas. Es por ello de las dramáticas palabras del director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, cuando dijo el 18 de enero pasado que «Tengo que ser franco. El mundo está al borde de un catastrófico fracaso moral, y el precio de ese fracaso se pagará en vidas y medios de subsistencia en los países más pobres del mundo”. En su discurso Tedros señaló la actitud «egoísta» de los países ricos y criticó duramente a los fabricantes de vacunas por buscar la aprobación reglamentaria en los países ricos en lugar de presentar sus datos a la OMS para obtener una luz verde mundial para el uso de la vacuna. Además, agregó que, ya se habían administrado 39 millones de dosis de vacunas contra el coronavirus en al menos 49 países ricos, pero al mismo tiempo, «sólo se han administrado 25 dosis en uno de los países de más bajos ingresos. No 25 millones, no 25.000, sólo 25», se lamentó.

La inmunidad colectiva inducida por vacunas no es probable para los países africanos en un futuro próximo. Un portavoz del co-líder de COVAX GAVI, la Alianza de Vacunas, dijo a Scientific American que la iniciativa tiene como objetivo vacunar al 20 por ciento de las personas en sus países miembros para fin de año. “El trabajo de COVAX apenas ha comenzado: es de vital importancia que los fabricantes continúen apoyando a COVAX y que los gobiernos se abstengan de más acuerdos bilaterales que eliminen más oferta del mercado”, dijo el portavoz.

Adicionalmente, si los casos de COVID reportados son bajos, los funcionarios pueden tener dificultades para persuadir a las personas de que se pongan una vacuna, incluso si están en condiciones de hacerlo. Las bajas cifras de enfermedades reportadas están reforzando la duda sobre las vacunas, advierte Catherine Kyobutungi, directora ejecutiva del Centro de Investigación de Salud y Población Africana en Nairobi, Kenia. “La gente se pregunta por qué necesitan vacunarse cuando ya se han deshecho del virus sin vacunas”, dice.

Kenia ha tenido oficialmente 122.000 casos, pero una encuesta de un banco de sangre a nivel nacional encontró que alrededor del 5 por ciento de las más de 3.000 muestras tomadas entre abril y junio pasado contenían anticuerpos del SARS-CoV-2. Si se extrapola, este hallazgo apunta a la posibilidad de millones de casos no diagnosticados en Kenia, aunque algunos científicos dicen que la encuesta no fue representativa de la población general y podría haber tenido resultados sesgados. Sin embargo, el país apunta a vacunar al 30 por ciento de su población, una cifra que Kyobutungi describe como una “gota en el océano”, para 2023.

Sin un acceso generalizado a las vacunas, los países africanos dependen únicamente de medidas básicas de salud pública, como el uso de mascarillas y el lavado de manos, para controlar la propagación de la enfermedad. Y, al igual que con la vacunación, la gente podría descartar estas medidas como innecesarias si los números tergiversan el riesgo de infección.

Si surgen nuevas variantes letales en África, África queda aislada del resto del mundo, o las variantes se propagan como los primeros casos en China. Entonces hay casos en todas partes y tenemos que vacunar a todo el mundo de nuevo.

Ngoy Nsenga, director del programa de respuesta de emergencia de la OMS en África, está de acuerdo en que las variantes son una preocupación y que la mejor respuesta es implementar intervenciones de salud pública. “Por supuesto, desearíamos poder tener vacunas para vacunar a todos y detener la cadena de transmisión, pero debido a la disponibilidad, eso no es posible”, dice.

Sin la vacunación concurrente en todo el mundo, COVID continuará propagándose. Con la enfermedad, los países africanos están «aquí para el largo plazo», dice Nsenga. Y si eso es cierto para el continente, bien podría serlo para el resto del mundo. “Si algún lugar, cualquier país, no es seguro en este mundo, ningún país lo estará”, dice.

Contact Us