El Vitral de La Ciencia

EL AISLAMIENTO SOCIAL CAMBIÓ LOS PATRONES DEL TRABAJO EN EL PENSAMIENTO. ESTUDIO EN EL REINO UNIDO

RESUMEN

Desde la aparición de COVID-19, se han impuesto bloqueos en todo el mundo. Estos encierros cambian considerablemente la vida diaria, reduciendo las oportunidades para socializar y trabajar. El estudio  a tratar se investigó cómo estos cambios pueden afectar los patrones de pensamiento en curso de las personas al examinar los datos de muestreo de experiencias recopilados antes y durante el primer bloqueo nacional del Reino Unido. Los resultados obtenidos indican que socializar y trabajar eran predictores significativos del pensamiento en curso en la vida diaria y que limitar estas actividades durante el encierro contribuía a cambios en los patrones de pensamiento en curso. Los hallazgos destacan cómo los patrones de pensamiento en curso son moldeados por las actividades diarias en las que participamos, tanto durante los encierros como en momentos más normales.

INTRODUCCIÓN

El 23 de marzo de 2020, el Reino Unido entró en un bloqueo a nivel nacional para frenar la propagación de COVID-19. Este primer cierre nacional requirió que las personas se quedaran en casa y no se reunieran con nadie fuera de su hogar. Se prohibieron las reuniones sociales y se cerraron las industrias «no esenciales», lo que redujo las oportunidades de trabajo [B. Chiripanhura, B. Carrera, E. MonahanFurloughing of workers across UK business: 23 March 2020 to 5 April 2020. Office for National Statistics (2020)]. También hubo grandes cambios económicos [M. StephensS. Cross, G. Luckwell, Coronavirus and the impact on output in the UK economy: June 2020. Office for National Statistics (2020)] y las tasas de mortalidad aumentaron sustancialmente [A. Campbell, S. CaulDeaths involving COVID-19, England and Wales: Deaths occurring in May 2020. Office for National Statistics (2020)]. Los estudios muestran que el encierro tuvo consecuencias psicológicas y conductuales generalizadas, incluidos niveles elevados de ansiedad y depresión [R. G. White, C. Van Der Boor. BJPsych Open 6e90 (2020)], deterioro general de la salud mental [J. Banks, X. Xu. Fisc. Stud. 41685708 (2020)], cambios en la dieta y la actividad física [J. Huckins et al. J. Med. Internet Res. 22e20185 (2020); E. Robinson et al. Appetite 156104853 (2021); O. Giuntella, K. Hyde, S. Saccardo, S. Sadoff. Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A. 118e2016632118 (2021)] altos niveles de soledad [J. M. Groarke et alPLoS One 15e0239698 (2020)] y aumento de la ideación suicida [R. C. O’Connor et al.  Br. J. Psychiatrydoi:10.1192/bjp.2020.212 (2020)]. El estudio utilizó muestreo de experiencias para medir patrones de pensamientos en curso antes y durante el encierro en el Reino Unido, con el objetivo de comprender cómo las características específicas del orden de quedarse en casa impactaban el pensamiento de las personas en la vida diaria, y utilizar estos datos para informar visiones teóricas contemporáneas sobre el pensamiento en curso.

La investigación sirvió a tres objetivos generales. Primero, el bloqueo condujo a cambios en las oportunidades para socializar, y las teorías contemporáneas del pensamiento continuo sugieren que el procesamiento social es una influencia importante en nuestro pensamiento diario [J. Mildner, D. Tamir. PsyArXiv [Preprint] (2018). https://doi.org/10.31234/osf.io/xmzh7; G. Poerio, J. Smallwood. Soc. Personal. Psychol. Compass 10605618 (2016)]. Por ejemplo, investigaciones anteriores indican que los individuos pasan mucho tiempo pensando en otras personas en la vida diaria [R. A. Mar, M. F. Mason, A. Litvack. Conscious. Cogn. 21401407 (2012)] o cuando realizan tareas dependientes de la cognición social en el laboratorio [D. Konu et al. Conscious. Cogn. 93103139 (2021)]. Es importante destacar que los pensamientos sociales espontáneos disminuyen después de períodos de soledad y aumentan después de períodos de interacción social en el laboratorio [J. Mildner, D. Tamir. PsyArXiv [Preprint] (2018). https://doi.org/10.31234/osf.io/xmzh7]. También pueden facilitar el ajuste socioemocional durante las transiciones importantes de la vida, como el inicio de la universidad [G. L. Poerio, P. Totterdell, L.-M. Emerson, E. Miles. Front. Psychol. 713 (2016)]. Además, los patrones de pensamiento en curso con características sociales están asociados con un aumento de las respuestas neuronales a los estímulos sociales (en este caso, rostros) [N. S. P. Ho et al. Neuroimage 214116765 (2020)]. Dicha evidencia sugiere que el entorno social puede moldear el pensamiento en curso, lo que lleva a la posibilidad de que los cambios en las oportunidades de socialización siguiendo el orden de quedarse en casa podrían haber cambiado la expresión del pensamiento social en la vida diaria.

En segundo lugar, los bloqueos también interrumpieron las prácticas laborales normales de las personas, lo que obligó a las personas a reevaluar sus objetivos. El trabajo anterior destaca que el contenido del pensamiento continuo está vinculado a las preocupaciones actuales de un individuo y a los objetivos relacionados con uno mismo [B. Baird, J. Smallwood, J. W. Schooler. Conscious. Cogn. 2016041611 (2011);S. R. Gold, J. P. Reilly III. Imagin. Cogn. Pers. 5117125 (1985); E. KlingerS. G. Barta, M. E. Maxeiner. J. Pers. Soc. Psychol. 391222 (1980)] y que la manipulación experimental de los objetivos de un individuo puede preparar el pensamiento continuo para centrarse en estos temas (D. Stawarczyk, S. Majerus, M. Maj, M. Van der Linden, A. D’Argembeau. Acta Psychol. (Amst.) 136370381 (2011); H. Kappes, B. Schwörer, G. Oettingen. Eur. J. Soc. Psychol. 42299307 (2012)]. En particular, una proporción sustancial de pensamientos en curso están dirigidos al futuro [X. Song, X. Wang. PLoS One 7e44423 (2012); B. Baird, J. Smallwood, J. W. Schooler. Conscious. Cogn. 2016041611 (2011); D. Stawarczyk, H. CassolA. D’Argembeau. Front. Psychol. 4425 (2013); A. D’Argembeau, O. Renaud, M. Van der Linden. Appl. Cogn. Psychol. 2596103 (2011)] y se cree que este «sesgo prospectivo» apoya la formación y el refinamiento de las metas personales para el comportamiento futuro [B. Baird, J. Smallwood, J. W. Schooler. Conscious. Cogn. 2016041611 (2011);  D. Stawarczyk, S. Majerus, M. Maj, M. Van der Linden, A. D’Argembeau. Acta Psychol. (Amst.) 136370381 (2011); B. Medea et al. Exp. Brain Res. 23624692481 (2018)]. En particular, este tipo de pensamiento también es importante para mantener la salud mental a través de asociaciones con un mejor estado de ánimo posterior [F. J. Ruby, J. Smallwood, H. Engen, T. Singer. PLoS One 8e77554 (2013)] y una reducción de la ideación suicida [E. C. Hunter, R. O’Connor. Br. J. Clin. Psychol. 42355365 (2003);  R. O’Connor, D. O’Connor, S. O’Connor, J. Smallwood, J. Miles. Cogn. Emot. 1810991120 (2004)]. Los cambios en las oportunidades de trabajo durante el bloqueo, por lo tanto, brindan la oportunidad de comprender si las características prospectivas del pensamiento en curso se alteran cuando cambian los compromisos externos importantes.

En tercer lugar, el trabajo anterior indica que los contenidos del pensamiento varían a lo largo de la vida. Por ejemplo, durante los períodos de baja demanda cognitiva, los adultos más jóvenes reportan significativamente más pensamientos dirigidos al futuro, mientras que los adultos mayores reportan significativamente más pensamientos relacionados con el pasado [M. Irish, Z. L. Goldberg, S. Alaeddin, C. O’Callaghan, J. R. Andrews-Hanna. Psychol. Res. 83747760 (2019)]. En reposo, los adultos mayores informan pensamientos más «novedosos» y orientados al presente en comparación con los adultos más jóvenes [D. Maillet et al. PLoS One 14e0223981 (2019)]. En la vida diaria, los adultos mayores tienden a reportar menos pensamientos «fuera de la tarea» que los adultos más jóvenes, y sus pensamientos se califican como más «agradables», «interesantes» y «claros» [ D. Maillet et al. Psychol. Aging 33643653 (2018)]. Por último, el envejecimiento se asocia con una disminución de la ensoñación, en particular una reducción en temas como el futuro, el miedo al fracaso o la culpa [L. M. Giambra. Int. J. Aging Hum. Dev. 5115140 (1974)] Sin embargo, no está claro hasta qué punto estos cambios relacionados con la edad se explican por las diferencias en el estilo de vida entre los jóvenes y los mayores. El encierro puede haber alterado factores contextuales clave que, en circunstancias normales, difieren sistemáticamente entre adultos jóvenes y mayores. Por ejemplo, el aumento de la edad se asocia con más interacciones con miembros de la familia y menos con «socios periféricos» (p. Ej., Compañeros de trabajo, conocidos y extraños) [ R. Zhaoyang, M. J. Sliwinski, L. M. Martire, J. M. Smyth. Psychol. Aging 33607618 (2018)], un patrón que puede ser común en personas más jóvenes durante el encierro. Con todo esto en mente, el encierro brindó la oportunidad de examinar si los cambios en la vida diaria durante el encierro impactaban de manera diferente los patrones de pensamiento en curso en individuos más jóvenes y mayores.

En resumen, el estudio se propuso examinar si los patrones de pensamiento en curso experimentados durante el encierro diferían de los que se informan normalmente en la vida diaria, centrándose en las consecuencias de los cambios en las oportunidades de socialización y trabajo. La muestra previa al bloqueo fue un conjunto de datos existente que se utilizó para proporcionar una línea de base para los patrones de pensamiento en curso en la vida diaria antes de las restricciones de bloqueo. En ambas muestras, los participantes jóvenes (18 a 35 años) y mayores (55+ años) completaron encuestas cinco veces al día durante 7 días. Cada punto de muestreo obtenido en el momento midió dimensiones clave del pensamiento en curso utilizando MDES [J. Smallwood et al. PLoS One 11e0152272 (2016)]. Los participantes también brindaron información sobre el entorno social en el que ocurrió la experiencia. La reducción de dimensión se aplicó a los datos de pensamiento de ambas muestras para identificar patrones de pensamiento comunes. Luego los investigadores usaron modelos lineales mixtos (LMM) para explorar la prevalencia de cada patrón de pensamiento 1) antes y durante el encierro, 2) en diferentes grupos de edad y 3) en contextos sociales. En la muestra de encierro, los participantes proporcionaron información adicional con respecto a su actividad actual (por ejemplo, actividades laborales o de ocio) y entorno social virtual, que usamos para explorar cómo las características específicas de la vida diaria durante el encierro se correspondían con patrones de pensamiento.

El análisis identificó cinco patrones de pensamiento: resolución de problemas dirigida hacia el futuro, compromiso agradable, cognición social episódica, imágenes y enfoque detallado en la tarea. Es importante destacar que estos cinco patrones de pensamiento son consistentes con investigaciones previas que utilizan este método [D. Konu et al. Conscious. Cogn. 93103139 (2021); N. S. P. Ho et al. Neuroimage 214116765 (2020); T. Karapanagiotidis et al. Sci. Rep. 1021121 (2020); A. Turnbull et al. Neuroimage 185286299 (2019)].

En resumen, las restricciones introducidas durante el primer bloqueo nacional del Reino Unido trajeron reducidas oportunidades de socialización y trabajo. Paralelamente a estos cambios en la rutina diaria, los autores del estudio encontraron cambios en los patrones de pensamiento asociados con estas actividades. Específicamente, durante el bloqueo, las interacciones sociales promovieron un mayor aumento en el pensamiento social episódico que el bloqueo previo y, mientras que la resolución de problemas dirigida al futuro se redujo significativamente durante el bloqueo, este patrón de pensamiento aumentó cuando las personas participaron en el trabajo. Por lo tanto, en las limitadas ocasiones en que las personas pudieron socializar o trabajar durante el encierro, estas actividades tuvieron un efecto significativo en los patrones de pensamiento relevantes, destacando el importante papel que nuestra rutina diaria tiene en la configuración de nuestro pensamiento.

El examen de cómo los cambios amplios y naturales en la sociedad influyen en la cognición también plantea cuestiones importantes para futuras investigaciones del pensamiento en curso. La evidencia emergente destaca las consecuencias del encierro en la salud mental [R. G. White, C. Van Der Boor. BJPsych Open 6e90 (2020); J. Banks, X. Xu. Fisc. Stud. 41685708 (2020); R. C. O’Connor et al.  Br. J. Psychiatrydoi:10.1192/bjp.2020.212 (2020)], por lo que los estudios futuros deben examinar las relaciones entre los factores de riesgo como la ansiedad y la depresión y el pensamiento continuo en la vida diaria y durante los encierros. Además, nuestros datos indican que tanto los adultos jóvenes como los adultos mayores informaron estar solos más en la muestra de bloqueo que antes del bloqueo. Sin embargo, no pudimos hacer una comparación equivalente de cambios en actividades diarias específicas (incluido el trabajo). Por lo tanto, no está claro hasta qué punto las diferentes rutinas diarias en adultos jóvenes y mayores pueden contribuir a las diferencias de edad en los patrones de pensamiento. Por último, aunque los estudios realizados antes de la pandemia muestran que las características de los pensamientos en curso (por ejemplo, un enfoque en el futuro) prevalecen en todas las culturas [X. Song, X. Wang. PLoS One 7e44423 (2012)],  el estudio utilizó una muestra del Reino Unido, por lo que es importante comprender cómo los bloqueos cambian los patrones de pensamiento en curso en todas las culturas.

Contact Us