El Vitral de La Ciencia

INAUGURACION DE LA CATEDRA LIBRE ANTIBLOQUEO EN LA UBV: EL CONOCIMIENTO COMO UN ARMA QUE DEBE MANEJAR EL PAIS

En la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV) se inauguró este jueves 18 de marzo. la Cátedra Libre Antibloqueo. Se trata de un espacio permanente para la investigación, debate y difusión del impacto y alcance de las medidas coercitivas unilaterales impuestas por Estados Unidos contra Venezuela, así como para la elaboración de propuestas y estrategias para enfrentar y vencer el bloqueo. Así lo explicó durante la presentación de la cátedra Sandra Oblitas, rectora de esta casa de estudios superiores.

William Castillo: el “decreto Obama” es la columna vertebral del sistema de sanciones

La videoconferencia inaugural contó con la participación de William Castillo, viceministro de Políticas Antibloqueo; la profesora Rosicar Mata, del Centro de Estudios de Salud Colectiva de la UBV; Sandra Oblitas, rectora de la UBV; y el ministro de Educación Universitaria César Trompiz.

Oblitas relató que la iniciativa surgió del trabajo conjunto de la UBV, el viceministerio de Políticas Antibloqueo y el Instituto Simón Bolívar. Así mismo, señaló que los esfuerzos en esta materia se extenderán por medio de alianzas internacionales. “Nos comprometemos a trabajar en una línea de investigación con universidades de países hermanos, como Cuba e Irán, que han sido víctimas también de medidas coercitivas”, detalló.

En la intervención del viceministro Castillo expresó que el llamado “decreto Obama”, la orden ejecutiva firmada el 9 de marzo de 2014 que declara a Venezuela “una amenaza inusual y extraordinaria” para la seguridad nacional de EEUU, “es la columna vertebral del sistema de sanciones”. Esto es porque dicho instrumento hace que cualquier medida sea válida “en nombre de la seguridad de EEUU”.

Cinco mitos

El viceministro William Castillo disertó sobre los “Cinco Mitos sobre el Bloqueo a Venezuela”. Explicó que desde el año 2013 se inició la construcción de un relato sobre nuestro país acompañado de “la agresión más profunda que en la historia ha recibido nuestro pueblo”. Dijo que quizás el evento más parecido fue la Guerra de Independencia, cuando hubo un daño gigantesco a la infraestructura, a las personas y a la economía del país producto de una guerra de más de diez años. Pero, aseguró, el proceso actual ha sido mucho más profundo y más extendido.

En este sentido, desarrolló su explicación sobre los cinco ejes de la narrativa que se ha construido con la intención de invisibilizar el hecho de que Venezuela está sometida a un brutal bloqueo que ha devastado sus capacidades económicas, impidiendo el pleno ejercicio de los derechos a la población.

El primer mito es el que afirma que “las sanciones no existen”, que se trata sólo de medidas de presión para lograr “cambios democráticos”. Castillo advirtió que esta línea “negacionista” es desmentida por las declaraciones de los propios voceros del gobierno de Estados Unidos. Destacó cómo afirmaciones del Departamento de Estado han dejado claro que sus acciones han obligado al país a caer en default, y se atribuyen tales hechos como un éxito de su política. El mismo presidente Donald Trump consideraba el bloqueo como parte fundamental de su estrategia y el exembajador William Brownsfield aseveró en varias oportunidades que “el fin deseado”, es decir la caída del gobierno del presidente Maduro, “justifica ese severo castigo” a la población.

Otra de las líneas difundidas para desvirtuar la realidad del bloqueo es la que da a entender que las sanciones “son solo contra funcionarios y no afectan al pueblo”. “Es un relato impuesto por los medios de comunicación y por el propio gobierno de EEUU”, señaló Castillo. Ante esto, explicó cómo entre 2014 y 2021 Washington ha dictado 2 leyes, 7 decretos y más de 20 medidas particulares dirigidas contra distintos ámbitos de la economía nacional.

Además, hizo énfasis en el hecho de que las llamadas sanciones no solo operan sobre estructuras estatales venezolanas, sino que, por ejemplo, el 90% del sistema financiero internacional está impedido de realizar transacciones con el estado venezolano. En similar situación se encuentran múltiples organizaciones y empresas internacionales que han sido amenazadas por Estados Unidos con la imposición de sanciones si mantienen relaciones con Venezuela y por eso se han negado a negociar.

“Han roto contratos, paralizado pagos para insumos del sistema eléctrico, insumos de hospitales, para la infraestructura del sistema de agua potable”, detalló.

Puso el ejemplo de una empresa mexicana que realizaba intercambio de alimentos por diésel. En teoría esto “está permitido”, pero esta empresa fue atacada en tribunales y sancionada por EEUU, situación que la llevó a la quiebra. Aun cuando el Departamento del Tesoro ha establecido “licencias” especiales que se constituyen en supuestas excepciones al bloqueo, la realidad es que tales excepciones son inexistentes.

“Ellos dicen que hay licencias, los alimentos tienen licencias, pero el Gobierno no puede importar alimentos… EEUU nunca va a escribir que prohíbe la traída de alimentos, pero persigue, sanciona y castiga a las empresas que lo hagan”, expresó.

La definición de estos instrumentos es tan amplia que cuando dicen “funcionarios”, las acciones pueden abarcar a cualquier persona. “Es un ataque contra todo el país, contra un pueblo y su economía pública y privada, contra todo el que EEUU considere que viola sus sanciones ilegales”.

El tercer mito expresa que el país andaba muy mal antes de las sanciones. Ante esto, Castillo mostró una serie de variables e indicadores de la economía nacional en el año 2013 y 2014 que evidencian que el país mantenía una sólida posición antes de la imposición de medidas coercitivas.

Otro aspecto importante es que nuestra economía está sujeta la fluctuación del mercado petrolero. Y es histórica la coincidencia de la caída de los precios del crudo en el año 2014 con el inicio del sistema de agresión a Venezuela.

“La dependencia petrolera, precisamente allí se afincó el ataque a partir de 2014”, señaló.

El cuarto mito asegura que las sanciones no son responsables de la crisis, sino la corrupción. Castillo dijo que, aunque toda crisis es multifactorial, es un hecho incontrovertible que el elemento más importante de nuestra actual situación es la “la brutal caída de los ingresos de divisas”. Se ha registrado en seis años una disminución del ingreso nacional de 99%. “Solo Pdvsa perdió 102 mil millones de dólares por el bloqueo”.

Entre los datos más resaltantes está que entre 2014 y 2020 la caída del PIB se ubica en 63,4%. Además, al país le han sido confiscados recursos financieros en más de 40 instituciones bancarias internacionales. Todo esto ha tenido un impacto tremendo en nuestra economía y “cualquier análisis situacional debe tomar en cuenta estos elementos”, afirmó.

El siguiente mito considerado es la tesis de que EEUU levantaría las sanciones si hay “elecciones justas, libres y competitivas”. Ante esto Castillo señaló que es evidente la falsedad de tal afirmación, puesto que desde 2017 ha habido en el país cuatro procesos electorales y esto no ha significado sino la intensificación de las agresiones. Destacó que incluso organismos internacionales que han sido invitados a observar tales procesos se han negado a hacerlo, acciones que contribuyen al relato que justifica las medidas coercitivas.

Anunció que, durante este año, en el marco de la Cátedra Libre Antibloqueo se discutirá más profundamente sobre esta tesis.

Impacto en la salud integral

Por su parte, la profesora Rosicar Mata, del Centro de Estudios de Salud Colectiva de la UBV, realizó una presentación sobre el impacto del bloqueo en la prestación de bienes y servicios, y cómo las sanciones han afectado la salud integral de la población.

Puso como ejemplo el sector farmacéutico nacional, que producía en 2015 97% del consumo de medicinas. Esta proporción cayó a 10% producto de las medidas coercitivas unilaterales.

Dijo que desde la institución se plantea “avanzar en la consolidación de una visión epistemológica distinta de la salud, que se consolide en la producción local”.

Sus propuestas parten de “generar las bases éticas para avanzar a una nueva institucionalidad” que permita hacer frente a esta situación, un proceso que debe ser abordado desde nuestra singularidad. “Solo contamos como referencia de una situación similar el caso de Cuba”.

Anunció que en el mes de julio se presentará una producción de varios investigadores que han elaborado reflexiones en torno al manejo de la pandemia en situación de asedio, denominada “Rompiendo cadenas”.

Explicó que existe un bloqueo comunicacional que ha generado la imposibilidad de difundir las cifras que evidencian la afectación de las medidas coercitivas contra el país, así como relatar los esfuerzos que se desarrollan para hacer frente a las agresiones. “Es la intención de estas iniciativas, romper el cerco”.

Para finalizar, el ministro de Educación Universitaria, César Trómpiz, informó que se dará la instrucción de que la Cátedra Libre Antibloqueo sea replicada en todas los centros educativos que están bajo la rectoría de la institución que dirige, así como en la Misión Sucre.

“Pongamos a las universidades en la vanguardia contra las medidas coercitivas unilaterales”, expresó.

Fuente: Ultimas noticias

Contact Us