El Vitral de La Ciencia

LAS AGRESIONES DESCRIMINATORIAS CAUSAN DAÑOS PSICOLÓGICOS

Tendremos que arrepentirnos en esta generación no solo por las palabras y acciones de odio de la gente mala, sino por el silencio espantoso de la gente buena».

Martin Luther King, Jr., en su Carta desde la cárcel de Birmingham.

Triste adolescente sintiéndose abandonada por amigos

En un estudio publicado en la revista American Psychologist (Wing, D. 2020. Disarming Racial Microaggressions: Microintervention Strategies for Targets, White Allies, and Bystanders, American Psychologist), se analiza como las acciones cotidianas raciales, denominadas microagresiones, pueden causar daño psicológico. El autor expresa que, las microagresiones son desaires, insultos, humillaciones, invalidaciones y comportamientos ofensivos cotidianos que las personas de grupos marginados experimentan en sus interacciones diarias con personas generalmente bien intencionadas que pueden desconocer su impacto. Además, las microagresiones son reflejos de prejuicios implícitos o creencias y actitudes prejuiciosas fuera del nivel de conciencia.

Los psicólogos sociales han estudiado el sesgo implícito durante décadas, junto con el papel que desempeñan en el comportamiento humano. Casi cualquier grupo marginado puede ser objeto de microagresiones. Hay microagresiones raciales, de género, LGBTQ y de discapacidad que ocurren a diario en estos grupos.

La mayoría de las personas que cometen microagresiones tienen buenas intenciones y se sienten a sí mismas como seres humanos decentes y de buena moral que nunca discriminarían conscientemente. Sin embargo, es importante reconocer que ninguno de nosotros es inmune a heredar los prejuicios raciales, de género u orientación sexual de nuestra sociedad. Veamos dos ejemplos  para comprender más plenamente la manifestación, la dinámica y el impacto de las microagresiones: Un asiático-americano de segunda generación, nacido y criado en los Estados Unidos, recibe cumplidos constantes por hablar «bien» inglés; en los atestados trenes subterráneos de la ciudad de Nueva York, con todos los asientos ocupados, puede notarse que siempre hay uno vacío al lado de un pasajero afroamericano. Estos ejemplos e innumerables incidentes son lo que llamamos «microagresiones raciales».

Las microagresiones a menudo contienen una «metacomunicación» o un mensaje oculto para el objetivo, que revela una creencia o actitud sesgada. Aunque el perpetrador cree que me está elogiando por hablar bien inglés, el mensaje subyacente para él asiatico es “Eres un extranjero perpetuo en tu propio país. No eres un verdadero estadounidense. Los verdaderos estadounidenses son de piel clara «. La renuencia a sentarse junto a los afroamericanos en el metro es un mensaje de que «Debes ser evitado porque eres potencialmente peligroso, un criminal o no trama nada bueno». Muchos  afroamericanos cuentan historias de cómo entran en un ascensor con una mujer blanca soltera, y cómo ella se pone tensa, agarra su bolso con más fuerza y ​​se aleja con miedo.

Las microagresiones a menudo transmiten a los objetivos el mensaje de que son extranjeros, criminales, peligrosos, una amenaza o infrahumanos. En la investigación de Wing, se etiqueta estos mensajes como temas: para los estadounidenses de origen asiático y latinoamericanos, que usted es un extraterrestre perpetuo en su propio país; para los afroamericanos, que podrías ser un criminal; para las personas que se identifican como LGBTQ, que eres un pecador; y, si eres mujer, que puedes ser objetivada sexualmente.

El dicho de que «palos y piedras pueden romperme los huesos, pero las palabras nunca me lastimarán» es una creencia de que las microagresiones son inofensivas, pequeñas, triviales e insignificantes. Los críticos de la teoría de la microagresión creen que estamos «haciendo una montaña de un grano de arena» y que tales incidentes no son diferentes de las incivilidades cotidianas que una persona blanca podría experimentar por parte de un empleado grosero. Sin embargo, en el estudio de Wing   revela diferencias importantes que explican su mayor impacto dañino y perjudicial para las personas de color.

  • Las microagresiones son constantes y continuas en la experiencia de vida de las personas de color. Experimentan estos comportamientos ofensivos todos los días desde que se despiertan por la mañana hasta que se van a dormir por la noche, y desde que nacen hasta que mueren.
  • Las microagresiones son acumulativas y cualquier ofensa o menosprecio puede representar la gota que derrama el vaso.
  • Las microagresiones son un recordatorio constante para las personas de color de que son ciudadanos de segunda clase.
  • Las microagresiones agotan la energía y conducen al concepto de «fatiga de la batalla racial».
  • Las microagresiones simbolizan las injusticias históricas del pasado, como la esclavitud de los africanos, la privación de tierras a los pueblos indígenas de este país y el encarcelamiento de los japoneses estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial.
La exconcejala Madalena fue encontrada muerta con marcas de violencia en su casa de Piracicaba – São Paulo 07/04/2021). Madalena tenía 64 años, fue la 1era transexual electa como concejala en su municipio y abandonó su carrera política tras agresiones racistas y homofóbicas.

Estas distinciones han llevado a los psicólogos a referirse a los desprecios o indignidades cotidianos que experimentan las personas de color como «muerte por mil cortes». Lejos de ser inofensivas y benignas, las microagresiones tienen un impacto macro sobre los objetivos. Toda una serie de investigaciones respalda esta conclusión. Aumentan el estrés en la vida de las personas de color, reducen el bienestar emocional, aumentan la depresión y los sentimientos negativos, atacan la salud mental de los destinatarios, impiden el aprendizaje y la resolución de problemas, perjudican el desempeño de los empleados y afectan gravemente el bienestar físico. de objetivos. Igualmente importantes son los hallazgos de que las microagresiones reducen el nivel de vida de los grupos de color y crean desigualdades en el empleo, la educación y la atención médica.

Wing no solo se conformó en realizar el estudio sino que su equipo  de investigación en Teachers College, Columbia University, ha comenzado a estudiar y desarrollar estrategias de educación y capacitación anti-prejuicios llamadas «microintervenciones». Estas son las acciones cotidianas contra los prejuicios que pueden tomar los destinatarios, los padres, otras personas significativas, aliados y espectadores bien intencionados para contrarrestar, desafiar, disminuir o neutralizar las expresiones individuales y sistémicas de prejuicio, intolerancia y discriminación.

Asimismo, este equipo han podido organizar las microintervenciones en cuatro objetivos estratégicos: (a) hacer visible lo “invisible”, (b) educar al perpetrador, (c) desarmar la microagresión y (d) buscar apoyo y ayuda externa. Desafortunadamente, el espacio limita mi capacidad para desarrollar el fundamento y las mejores prácticas para combatir los prejuicios que hemos desarrollado.

 

 

Contact Us