El Vitral de La Ciencia

¿Ud es un paciente inmunocomprometido por trasplante? Hay evidencias que la vacuna contra COVID-19 lo protegerá con tres dosis

Los pacientes inmunocomprometidos por trasplantes están sumergidos en un océano de angustias. Por una parte, su propia situación de tener un órgano donado y toman medicamentos poderosos para inhibir su sistema inmunológico, cuidándose de no ser infectado por cualquier patógeno, y por otra parte, saber que la vacuna contra COVID-19 no lo protegerá de la infección por SARS-CoV-2, tal como en un estudio previo lo demostró (Brian, J et al. JAMA. 2021;325(21):2204-2206. doi:10.1001/jama.2021.7489). En ese estudio se demuestra que después de una dosis de una vacuna de ARN mensajero (ARNm) altamente eficaz, por ejemplo, solo el 17% de esos pacientes produjeron anticuerpos protectores contra el coronavirus pandémico, y después de las dos dosis estándar, solo el 54% lo hizo . Los mismos medicamentos que tomaron sus pacientes para proteger su órgano trasplantado les impidieron desarrollar una respuesta inmune saludable después de la vacuna. Incluso las personas que producían los anticuerpos antivirales a menudo tenían niveles muy bajos, lo que genera dudas sobre qué tan bien estaban protegidos del COVID-19.

Sin embargo, el equipo de Segev, de la Universidad Johns Hopkins, se ha vuelto cautelosamente optimista. Él y sus colegas han descubierto que una tercera dosis de vacuna puede ayudar: entre 24 pacientes de trasplante de órganos que no tenían anticuerpos después de dos dosis, ocho personas generaron anticuerpos protectores después de buscar una tercera dosis. Seis personas que tenían pocos anticuerpos contra el coronavirus después de dos dosis terminaron con niveles altos después de una tercera inyección, informaron los investigadores en Annals of Internal Medicine (Werbel et al. Annals of Internal Medicine. 2021. https://doi.org/10.7326/L21-0282). Aunque Segev no realizó un estudio sistemático —los 30 pacientes recibieron combinaciones de diferentes vacunas en diferentes intervalos de tiempo— «esto da esperanza, que es fundamental en este momento», dice. «Hay algunas pruebas alentadoras de que podremos ayudar al sistema inmunológico a hacer lo que debe hacer».

El estudio de Segev es el primero en informar los resultados después de una tercera dosis de vacuna, y es parte de una discusión más amplia sobre si ofrecer dosis adicionales a las personas vulnerables y cuándo hacerlo. En Francia, los funcionarios de salud recomendaron en abril una tercera dosis para todos los receptores de órganos del país. Debido a ese cambio de política, 383 receptores de trasplantes de riñón en el Hospital Universitario de Estrasburgo han recibido una tercera dosis de la vacuna de ARNm de Moderna, y los médicos tienen resultados de anticuerpos para 184 de ellos. Aunque los resultados aún no se han publicado, coinciden aproximadamente con la pequeña cohorte de Segev: el veintiocho por ciento de los pacientes franceses que no tenían anticuerpos después de dos dosis los desarrollaron después de la tercera inyección, y el 82% que tuvo una reacción débil después de dos inyecciones. una respuesta más fuerte después del tercero, dice Sophie Ohlmann, nefróloga del hospital.

Los ensayos clínicos que estudian terceras dosis son cruciales para proporcionar claridad sobre el momento ideal y los riesgos potenciales en poblaciones vulnerables. Una de sus preocupaciones es si una dosis extra de vacuna, que acelera el sistema inmunológico, podría inducir el rechazo de un órgano donado; En el estudio de Segev, una paciente de trasplante de corazón tuvo un episodio de rechazo leve una semana después de su tercera dosis, aunque los médicos no pueden decir si estuvo relacionado con la dosis adicional. Se recuperó sin incidentes.

 “Tenemos una sólida justificación biológica para una tercera dosis en poblaciones específicas”, dice Ravi Parikh, investigador de políticas de salud y oncólogo médico de la Universidad de Pensilvania. Sus pacientes aún no le han preguntado acerca de las terceras dosis, pero se imagina apoyando esa estrategia para algunos.

Cuando se trata de personas con cáncer, Parikh no está profundamente preocupado por la efectividad de dos dosis. El mes pasado, un estudio en  JAMA Oncology  informó  que el 90% de un grupo de pacientes con cáncer que recibieron  quimioterapia y otros medicamentos produjeron anticuerpos después de dos dosis de la vacuna de ARNm de Pfizer. Otro estudio en  Cancer Cell de  este mes informó que el  94% de 200 pacientes con cáncer  tenían anticuerpos después de la vacunación. Esos números son «excelentes noticias», dice Salomon Stemmer, oncólogo médico de la Universidad de Tel Aviv que dirigió el  estudio de oncología JAMA.

Stemmer continúa siguiendo a su cohorte y planea probar los niveles de anticuerpos cada 2 o 3 meses. También quiere aprender más sobre el pequeño grupo de pacientes que no produjeron anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en absoluto: incluyen a tres mujeres con cáncer de mama que reciben quimioterapia de «dosis densa», lo que significa menos tiempo entre tratamientos. La tercera dosis de la vacuna podría ser útil en algunos casos, pero Stemmer dice que solo las ofrecería como parte de un ensayo clínico.

Segev espera que pronto llegue más información para ayudar a estas poblaciones. En este momento, reconoce, «hay una falta de orientación y una falta de conocimiento». Mientras tanto, Segev reconoce que algunas personas pueden preferir tomar el asunto en sus propias manos, mientras que otras se unirían con entusiasmo a un ensayo clínico, aunque insta a cualquiera que esté considerando una tercera dosis de vacuna a hablar primero con su médico. “Independientemente de lo que esté sucediendo, aprenderemos de todo lo que podamos”, dice.

Contact Us