El Vitral de La Ciencia

LA BUENA CIENCIA ES UN PROCESO CREATIVO… EL ARTE Y LA CIENCIA, UNA COMBINACIÓN PERFECTA

En 2018, las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina de EE. UU. recomendaron que la educación en estas materias incluyera las humanidades, las artes, la artesanía y el diseño. Algo que no se pensaba hasta hace poco. Pero las razones son diversas, entre las cuales se destaca que, participar en una búsqueda creativa puede estimular la creatividad y fomentar la audacia y la tenacidad en el laboratorio y más allá.

Efectivamente, aunque algunos investigadores pueden estar interesados ​​solo en la ciencia, otros persiguen intereses variados como la artesanía, el teatro, los idiomas y la música. Aquellos en la última categoría dicen que, en lugar de restar valor a la ciencia, estos pasatiempos ayudan a desarrollar habilidades que se traducen en sus trabajos diarios. A veces, dicen, las artes inspiran directamente preguntas científicas. En otras ocasiones, los pasatiempos más amplios brindan la oportunidad de practicar habilidades como la creatividad, la perseverancia y la destreza.

La investigación de Robert Root-Bernstein, biólogo de la Universidad Estatal de Michigan en East Lansing, respalda el concepto. Ha descubierto que los científicos más exitosos tienen más probabilidades que otros de tener pasatiempos artísticos o musicales [(Root-Bernstein, RS, Bernstein, M. y Garnier, H. Creat. Res. J. 8 , 115-137 (2010)]. En comparación con otros investigadores, proporcionalmente más premios Nobel y miembros de las Academias Nacionales de EE. UU. perseguían intereses como las artes, el teatro o la escritura creativa [(Root-Bernstein, R. et al. J. Psychol. Sci. Tech. 1 , 51–63 (2008)].

Existen muchos ejemplos de científicos que combinaron sus gustos artísticos con la ciencia. El químico y microbiólogo pionero Louis Pasteur, por ejemplo, estudió dibujo cuando era joven y mantuvo su interés por las artes a lo largo de su carrera científica. Se ha sugerido que su ojo artístico lo ayudó a descubrir la quiralidad de las moléculas [(Gal, J. Nature Chem. 9 , 604–605 (2017)].

La valentía también se puede perfeccionar en las artes, dice Stephon Alexander, cosmólogo de la Universidad Brown en Providence, Rhode Island. Ha estado tocando el saxofón de jazz desde los 11 años, a la luz de la luna en un dúo de jazz llamado God Particle y consideró una carrera en la música antes de decidir que la ciencia era más estable.

La improvisación es un elemento clave del jazz, y si Alexander toca una nota equivocada, tiene que recuperarse rápidamente y seguir tocando. Dice que este principio también funciona en la ciencia. “Al hacer investigación en física teórica, mi práctica y mi desempeño en la improvisación me permiten asumir mayores riesgos con las ideas y no estar demasiado apegado a los resultados”.

Otros beneficios de la formación musical son menos directos, dice la psicóloga social Chia-Jung Tsay del University College London, quien estudió piano en un programa preuniversitario en la Juilliard School, un conservatorio de la ciudad de Nueva York. Las horas de práctica necesarias para alcanzar un alto nivel acostumbran al cerebro al trabajo duro y la paciencia. Los músicos están “muy acostumbrados a la gratificación retrasada”, dice Tsay, señalando que tal perspectiva se ajusta a una carrera científica en la que las publicaciones y promociones llegan lentamente.

Otro beneficio de practicar e interpretar música es que perfecciona la capacidad de concentración, dice Elaine Bearer, neurocientífica de la Universidad de Nuevo México en Albuquerque, que también es una compositora consumada. “Cuando estás haciendo música, estás haciendo eso y lo haces con todo tu cerebro”, dice Bearer, quien toca varios instrumentos. «Y cuando haces ciencia de esa manera, lo haces realmente bien«.

En Venezuela, existen muchas experiencias de científicos que han combinado de forma exitosa y apasionada las artes con su actividad científica. Un ejemplo es la Coral de la Facultad de Ciencias de la UCV, la cual inició sus actividades el 18 de octubre de 1976, en homenaje al Orfeón Universitario de la UCV, quienes lamentablemente nos dejaron ese mismo año cuando se disponían a realizar una gira a las Islas Azores (Portugal). A partir de ese momento y de manera ininterrumpida, la Coral de la Facultad de Ciencias ha venido desempeñando una ardua y fructífera labor, representando al país en eventos y concursos nacionales e internacionales. Jóvenes estudiantes  y profesores se unen en la música, y que quien sabe si están pensando en sus tesis mientras desarrollan una pieza musical…

En conclusión, estimados jóvenes, si desean entrar al mundo de la ciencia, tengan la seguridad que las artes pueden ayudarlo a crear una carrera investigadora exitosa.

Contact Us